Mujeres presidentas en mesa principal
(18/09/2014 Brasil) Trabajadoras de la educación reunidas en el Encuentro de la Red de Trabajadoras de la Internacional de la Educación para América Latina exigieron más políticas inclusivas para seguir avanzando en la igualdad de derechos demostrada en toda la región.

Tras un panel sobre políticas públicas con enfoque hacia la equidad de género las participantes pudieron debatir sobre la necesidad de profundizar cambios que se han estado dando en algunos países sin perder la perspectiva de género y la búsqueda de la igualdad.

El primer panel a cargo de Tatau Godinho, secretaria de políticas de trabajo y autonomía económica de las mujeres de la secretaría políticas de las mujeres del gobierno federal de Brasil, expuso sobre el mercado de trabajo y el combate a la violencia.

Para Godinho hay cuatro ejes fundamentales en las políticas que generan mayor autonomía a las mujeres: políticas para las mujeres rurales, Mujeres domésticas, políticas de cuidado infantil y el aumento del salario mínimo y trabajo decente para salir de la economía informal. Puede descargar su presentación aquí.

En el segundo panel sobre políticas públicas, expuso Pollyanna Magalhães, de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, que abordó temas de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y dijo que el aborto clandestino es la quinta causa de muerte en Brasil, por lo que debe ser encarado como un tema de salud pública.

Pero antes, Magalhães disertó sobre políticas de derechos sexuales y derechos reproductivos como dos esferas diferenciadas.

“Cuando hablamos de derechos sexuales estamos afirmando que el ejercicio de la sexualidad de cada persona debe ser respetado por todas las otras personas e instituciones sociales y religiosas y protegidas por el Estado. Una práctica individual solo se convierte en un derecho cuando el Estado hace que el respeto a esa práctica sea respetado. Puede descargar su presentación aquí.

Más tarde, subieron a la mesa principal once mujeres protagonistas de la dirigencia sindical en sus organizaciones de base, presidentas de sus sindicatos o líderes empoderadas que disertaron sobre la participación de las mujeres en la vida pública tanto política como social.

La discusión fue disparada por Estela Díaz, secretaria de la mujer de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), que dijo que las mujeres necesitan disputar espacios dentro de sus propios sindicatos y defendió los cambios positivos que vive América Latina con gobiernos progresistas que han avanzado en algunos temas relacionados con las y los trabajadores.

Además habló de la paz y la democracia como ejes principales de la defensa de los derechos, antes de profundizar en los derechos y el avance de los espacios de las luchas de las mujeres. “Nos parece que la paz y la democracia son el piso básico desde el cual vamos a discutir justicia social, emancipación, libertad e igualdad para todos los sectores populares de nuestros países”, afirmó Díaz.

Además, recordó la “aún presente división sexual del trabajo” que, dijo, “estructura y ordena no solo las relaciones de género sino también las relaciones socio económicas y que también está en relación en cómo nos insertamos las mujeres en la participación política, social y sindical”.

Díaz planteó varios desafíos del mundo del trabajo y las organizaciones de trabajadoras y trabajadores que deben estar en línea con mirar el papel de las mujeres trabajadoras y mirar históricas discriminaciones y desigualdades que han estado silenciadas, subsumidas en las propias organizaciones sindicales.

“Hoy tenemos una enorme oportunidad histórica para repensar la organización sindical, la organización del trabajo y cómo logramos volver a poner a la clase trabajadora como sujetos de cambios”, puntualizó.

Por su parte, María Teresa Cabrera, integrante del Comité Ejecutivo Mundial de la Internacional de la Educación, se lamentó que muchas las organizaciones sindicales siguen siendo muy machistas y que aún queda mucho por avanzar a lo interno del movimiento sindical.

Además, Cabrera dijo que el papel de las mujeres en las luchas sociales, sindicales y políticas es fundamental. “Lo que se ha alcanzado en algunos países de la región se debe en gran medida a la lucha llevada por las mujeres”, señaló.

“No se puede pensar la democracia con las mujeres excluidas. Se entiende la discriminación como producto de un sistemas de relaciones de poder asimétrica que asume implícitamente que el patrón de normalidad es el masculino. Este sistema de valores es mantenido por prácticas sociales”, dijo Cabrera.

El panel fue moderado por Fátima Silva, vicepresidenta del Comité Regional de la Internacional de la Educación para América Latina.

Para Silva el debate tuvo un buen nivel porque nutrió a las presentes sobre empoderamiento y búsquedas de mayor protagonismo en las dirigencias, así como en la esfera pública de las organizaciones y de las naciones.

“Este debate fue bastante intenso. Intenso en el sentido de fortalecer a las mujeres”, evaluó Silva.

Además, entre los temas destacó que se ha avanzado en conquistas y en discusiones en la región en temas de derechos de las mujeres. Por ejemplo, destacó Silva, “decimos que la cuota es un proceso importante, pero ahora queremos paridad. Paridad que ya tenemos aprobada en varios países. Pero también queremos discutir poder y decisiones. Cuando vamos a la educación, el cargo principal de los ministerios es ocupado por hombres. Queremos discutir equidad en la vida, en el trabajo y en la lucha”.

La actividad fue transmitida íntegramente por el sitio de la Internacional de la Educación para América Latina donde pueden encontrarse las grabaciones.

Síganos

twitter facebook youtube picasa Lector RSS

 

III Encuentro MPL

Actividades 2016

Actividades 2015

Videos

FOTOS VIII Conferencia Regional

Organizaciones afiliadas. Haga clic sobre el logo de la organización para visitar su página web

     
JSN Epic template designed by JoomlaShine.com