Derechos Humanos en ColombiaConstantes violaciones a los derechos humanos de educadores han sido constatadas por organizaciones magisteriales en Colombia. Amenazas, desplazamientos forzosos y asesinatos se suman a la limitación de las libertades sindicales y las paupérrimas condiciones de trabajo.La Federación Colombiana de Educadores (FECODE) y la Internacional de la Educación (IE) realizaron un taller donde se evaluó, caso por caso, los asesinatos y amenazas a maestros, maestras y profesores de los distintos departamentos de todo el país sudamericano.

 

El sábado 22 de marzo de 2008, en horas de la tarde, tres ciudadanos indígenas se encontraban reunidos en una casa ubicada en la vereda de Vegas, resguardo indígena del Municipio de Ricaurte. Fueron llevados por hombres armados que vestían de civil que preguntaban por otras dos personas. Los tres primeros fueron encontrados muertos al otro día. Otro compañero no se sabe su paradero hasta el día de hoy.

Lamentablemente no es una novedad hablar de la violación a los derechos humanos en Colombia. Sin embargo, acostumbrarse a las tragedias, lleva consigo la aceptación de la situación, deja de asombrarnos y al dejar de asombrarnos pasa a ser parte del paisaje cotidiano de un país o de una región.

Entre la asistencia al taller existía la claridad de que los asesinatos y amenazas son parte de un sistema que no permite cuestionamientos. Parte de una imposición de un modelo de desarrollo en el que quienes pretenden organizarse de otra forma serán siempre blancos seguros de la violencia que crece en impunidad.

En una semana de intenso intercambio entre educadores de los diferentes departamentos de Colombia se pasó revista a la situación actual de cada una de esas regiones. Y además se avanzo en la creación de estrategias, tanto de información y comunicación como de denuncia, formación y la generación de una base de datos con información actualizada y fidedigna, de primera fuente.

Los objetivos del taller fueron elaborar la estrategia en materia de derechos humanos, conocer la situación actual de las diferentes regiones de Colombia, planificar acciones a nivel mundial, regional y nacional, así como crear un espacio de formación sobre las herramientas del sistema internacional de denuncias de la OIT.

En la puesta en común de la situación en cada departamento pudieron escucharse cifras, nombres, situaciones y agresiones que no podían dejar de asombrar. La cotidianeidad de alto riesgo que viven importantes sectores de educadores colombianos se sintetiza en la cantidad de asesinados, amenazados y desplazados que cada representante iba relatando durante el taller.

La imposición del modelo neoliberal viene complementada con medidas de fuerza que operan como acciones preventivas contra el ascenso de las luchas populares y las reivindicaciones exigidas por el movimiento social y sindical. La exigencia de plenas garantías para el ejercicio de la actividad sindical sigue siendo hoy una tarea vigente para las organizaciones de trabajadores y una deuda del Estado colombiano con la clase trabajadora.

 

Un educador del municipio de Riofrío fue acribillado a balazos en la puerta de su casa en el municipio de Tulua cuando se disponía a viajar a su lugar de trabajo. El docente había realizado denuncias públicas por hechos de corrupción en su institución educativa.

Tal como lo han descrito varios de los asistentes al taller, el ejercicio de la libertad sindical es inherente e indispensable en el ejercicio de la actividad sindical; es parte de los derechos humanos. Este derecho está enmarcado en una amplia gama de herramientas de la normativa nacional e internacional.

Prueba de ello son el Convenio 87 de la OIT sobre libertad sindical, la Constitución Política en su artículo 39 y 53, además de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (art. 20.1 y 23.4), Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (art. 22), Pacto internacional de derechos civiles y políticos (art. 22), entre otros.

Los crímenes cometidos contra el sindicalismo en Colombia son, en su mayoría, perpetrados por el paramilitarismo. En ese sentido es vital la defensa del derecho de asociación sindical en el marco de un pleno e incondicional respeto a los derechos humanos.

Según se desprende del análisis realizado por las personas participantes del taller organizado por FECODE y la Internacional de la Educación, el sindicalismo junto a la docencia es un blanco apetecido por grupos de civiles armados que han amenazado en los últimos años a centenares de maestros.

Esa doble condición de docente y sindicalista, generalmente, está relacionada con activismo social, cultural y de formación que amenaza al status quo que se cierne sobre la sociedad colombiana y, a largo plazo, genera conciencia, educación política, formación crítica y ciudadanía activa, tanto para generaciones actuales como futuras.

La violación sistemática de los derechos humanos en Colombia es grave, pero se acentúa aún más en algunas regiones. Muerte, amenazas, desplazamientos forzados y desapariciones son el pan de cada día. La llamada “seguridad democrática” del gobierno de Uribe no ha sido capaz de detener la ola de violencia y más bien ha profundizado el derramamiento de sangre que hoy azota dichas regiones.

En algunas zonas de conflicto armado el ejército utiliza instituciones educativas como estacionamiento temporal de tropas y cerca de sus instalaciones se han desarrollado combates. La institución educativa, así como docentes y estudiantes, es colocada, en ocasiones, como objetivo militar. Algunos docentes son abordados y amenazados por presuntos vínculos con la insurgencia, para luego ofrecer sobornos a cambio de información.

En Cali, por ejemplo, la situación es preocupante. Existen amenazas colectivas en las que un 20% de los maestros son amenazados, lo cual hace más difícil poder actuar con desplazamientos u otras medidas. A pesar de eso algunos docentes se encuentran ya trasladados a otros departamentos. También está amenazada una directiva del sindicato.

 

La acción de la IE

Tras el taller quedó en evidencia la necesidad de un proceso intenso de trabajo colectivo sobre la temática de derechos humanos en Colombia.

En ese sentido la Internacional de la Educación se comprometió a acompañar el proceso y facilitar la posibilidad de que se generen espacios de comunicación, formación, denuncia y solidaridad internacional para incidir en una mejoría de las condiciones laborales y de vida de maestras y maestros, así como de todo su entorno social.

Para la Internacional de la Educación la concepción política de los derechos humanos aborda también los derechos laborales y de libertad sindical, tal como ha quedado expresado por representantes de varios sindicatos regionales en el taller. Junto con las amenazas, desplazamientos y asesinatos, la negación de permisos sindicales es otra estrategia para estrangular la libertad sindical.

Ahora es imperante crear o fortalecer, dentro de las organizaciones sindicales, un enfoque político de la defensa de derechos humanos y contar con estructura y equipo humano necesarios.

Los compromisos asumidos por los y las participantes se relacionan con ese objetivo trazado en conjunto.

Se planteó un funcionamiento en “nodos” y que se designen personas responsables del tema de derechos humanos, si no hubiera. Asimismo, se recomendó que haya representantes del tema en las subdirectivas de los sindicatos regionales.

Otro aspecto fundamental fue la “formación” de los asociados. Se propone la realización de seminarios de formación y análisis para fortalecer el tema de derechos humanos en el magisterio. Además debe asegurarse la capacitación en el tema a las personas responsables de las áreas de derechos humanos, de forma aguda y extensiva y la posibilidad de establecer alianzas con diversas instituciones para facilitar la formación especializada y diplomados para afiliadas y afiliados.

Otra idea resultante del taller fue la creación de una red nacional de derechos humanos en FECODE y una red de comunicación entre las regiones. Esto es la posibilidad de contar con canales directos y activos de comunicación en el nivel local, regional, nacional e internacional. Esto sumado a una presencia en medios de prensa escrita, radial, televisiva e internet que no dejen en el olvido estos temas y las consecuencias mortales que tienen en el país

Por otro lado, el taller recomendó generar materiales de divulgación y capacitación, una base de datos y estadísticas sobre la temática, incidencia ante autoridades, incidencia en currículo docente y escolar, denuncia y movilización permanente, entre otras acciones a desarrollar.

 

 

Síganos

twitter facebook youtube picasa Lector RSS

 

III Encuentro MPL

Actividades 2016

Actividades 2015

Videos

FOTOS VIII Conferencia Regional

Organizaciones afiliadas. Haga clic sobre el logo de la organización para visitar su página web

     
JSN Epic template designed by JoomlaShine.com